3 nov. 2011

Provos


Desde el início de la década de 1960, diferentes movimientos contrarios al orden social convivían en Amsterdam: los Nozems, conocidos como vándalos de los barrios populares alrededor del puerto de la ciudad, uno de los mayores del mundo; jóvenes anarquistas, ansiosos en rebelarse contra algo; los Pleiners, una banda que se vestia de negro y que buscaba en el jazz, en la filosofía y en el arte nuevas formas de ver al mundo, poseyendo un gusto particular por la cultura francesa; además de “toda aquella fauna formada por artistas, exhibicionistas, beatniks, estudiantes que largaban la escuela, marginalizados felices, degustadores de LSD, soñadores, vagabundos y poetas, que desde siempre constituyen el ingrediente básico de toda revolución“

En particular, el movimiento de los “provos” sucedió entre los años 1965 y 1968 en Ámsterdam, Holanda, si bien fue un movimiento relativamente breve cronológicamente hablando, pero se considera unos los pasos previos a Mayo del 68 en Francia, y que a su vez dejo asentando una serie de cuestionamientos y acciones que hoy en día algunos pasan desapercibidos, pero que dejaron una impronta muy fuerte y que se aplican al día a día, como es el caso del programa del gobierno de la ciudad sobre bicing, que consiste en un alquiler de bicicleta como alternativa de transporte urbano, cuyo idea es tomada de uno de los planes blancos que mas abajo se desarrollan brevemente.




“juntamente con los Beatles, Allen Ginsberg y Bob Dylan, los Provos fueron uno de los elementos decisivos de aquella extraña operación de alquimia que, por vuelta de la mitad de los años 60, produjo una deflagración de conciencias“ menciona el escritor, artista, performer  Matteo Guarnaccia  en su libro Provos, (1997)

La denominación de “provo” fue acuñada por el sociólogo holandés Buikhuizen que funcionó bajo el lema “provoquemos reacciones violentas entre la clase gobernante con acciones no violentas”.
Bajo esta etiqueta se trataba de agrupar a una serie de distintos estractos sociales y condiciones socio-economicas distintas, con ganas de provocar al sistema mediante una genial combinación de humor absurdo y agresividad “no-violenta”.
Los provos fueron los creadores de los primeros happenings,  fueron una contracultura que atacaban las estructuras sociales del Estado. Convencidos de que los actos revolucionarios no podrían tener éxito por culpa del conservadurismo y por la rigidez del pensamiento político, los provos se propusieron, al menos, despertar a la sociedad con preguntas y sentido del humor.

Desarrollaron los llamados planes blancos, sin dudas uno de los mas conocidos es el de las bicicletas blancas,  cuya esencia radicaba en generar distintas sensaciones y despertares a la sociedad que parecía adormecida, mediante la provocación, las preguntas, las intervenciones en la ciudad, panfletos y revistas; algunos de estos planes eran elaborados minuciosamente, otros surgían de instantes de inspiración. “Parecía que proponer un Plan Blanco era casi un examen necesario para convertirse en un Provo”, dice Grootveld






Los planes blancos mas destacados eran los siguientes:
Plan de la Bicicleta Blanca:
El plan previa el cierre del centro de Ámsterdam para todos los que anduviesen con vehículos motorizados, incluyendo motos. La idea era hacer con que por lo menos 40% de las personas usasen el transporte público de la ciudad. Los taxis eran aceptados, siempre que fuesen movidos a electricidad y que no pasaran de 25 km/h. El plan previa la compra, por el gobierno municipal, de 20 mil bicicletas por año, que deberían ser repartidas por la ciudad para uso público. Como el plan no fue aceptado por la municipalidad holandesa, los Provos resolvieron armar el plan a su manera; reunieron más de 50 bicicletas, las pintaron de blanco y las repartieron por la ciudad.

Plan del Cadáver Blanco;
Proponía que, a cada muerte por atropellamiento en Ámsterdam, el asesino en cuestión, bajo escolta de la policía, debería pintar en el asfalto los contornos del cuerpo de la víctima donde se produjese el accidente, de este modo, nadie podía ignorar las muertes que causaban los autos.

Plan de las Gallinas Blancas;
Buscaba una reorganización de la policía de Ámsterdam y proponía la transformación de la policía en un trabajador social. Para eso, tenía como objetivos como que la policía anduviese desarmada y sobre bicicletas blancas.

Plan de las Chimeneas Blancas;
Quería la cobranza de una multa para quien contaminara el aire con sustancias radioactivas y tóxicas y la construcción obligatoria de incineradores, además de la pintura de blanco (claro) de las chimeneas de los mayores contaminadores.

Plan de las Mujeres Blancas;
Exigía la creación de clínicas públicas que ofreciesen, gratis, consejos y anticonceptivos para mujeres a partir de los 16 años. Y argumentaban también, para el bien del control poblacional, que era imprescindible para la sociedad que las mujeres no se casarán vírgenes, y si que experimentasen bien antes de casarse y tener hijos.

Plan de las Moradas Blancas;
Proponían que el Estado interviniese en la especulación inmobiliaria, frenándola, y que los edificios desocupados – mientras estuviesen en la espera de alguna acción de sus dueños o incluso del poder público – fuesen disponibilizados gratuitamente para habitación temporaria de quien lo precisase.

El tema es para seguir desarrollando, pero por una cuestion de practicidad y de tratar de mostrar de la mejor manera este tema, decidi partirlo en dos. por ahora esto alcanza para conocer un poco mas de los hechos y personajes y acciones que de una manera u otra dieron forma a nuestra actualidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario